Los seguros como una inversión

A pesar de como suene este tema, los seguros pueden ser vistos como una inversión a futuro y protección a nuestra economía y patrimonio. También te puede interesar: Planea tu viaje por carretera sin problemas.

Pero antes ¿qué tipo de seguro te permite invertir a largo plazo? Es necesario conocer las distinciones y los riesgos.

Primero necesitamos entender que es un seguro, tal y como el nombre nos lo puede decir, es un servicio proporcionado por una financiera el cual se usa en caso de una emergencia.

¿Qué es un seguro?

Esto por medio de pagos normalmente mensuales, y en el caso de que se sufra un siniestro, la compañía aseguradora cubre los gastos, y si fuera necesario nos apoyará con asesoría legal, médica o mecánica.

El dinero que nosotros y todos los clientes aportan a la aseguradora, es un ahorro que sirve para crear un fondo conjunto, el cual la compañía invierte bajo ciertas reglas con el objetivo de mantener el poder adquisitivo y de esta manera el poder cubrir las eventualidades que los asegurados pudieran tener.

¿Eso significa que invertimos nuestro dinero?

No, quien es el inversor es la compañía y no nosotros. De esa forma la compañía consigue mantener un balance positivo y seguir en el negocio.

Tipos de Seguro

Existen varios tipos de seguros, los más conocidos son los de casa, médicos y de auto, siendo los últimos de los más utilizados y competidos, en general siempre debemos de analizar y elegir con cuidado el seguro que se vaya a contratar.

Es recomendable usar herramientas para este caso, recurrir a un comparador de seguros de coche, o uno para seguros de hogar.

Este gato es uno que la pena destinarle nuestro dinero, de otra forma en caso de incidente tendríamos que solventar por nuestra cuenta y en su totalidad los costos.

Aquí es donde tenemos una inversión a plazo indefinido realizada, una inversión de seguridad.

Seguros para Invertir

Ahora que sabemos más sobre los tipos de seguros y que es un seguro es necesario hablar de los seguros que son específicamente para ahorrar.

Estamos hablando de los patrimoniales, de vida, dotales y con inversión. La características de estos seguros es que el dinero destinado a ellos tiene retorno, en el caso de que uno fallezca o quede incapacitado para trabajar.

También existen los que protegen la educación de nuestros hijos o nos ayudan a sumar para nuestro retiro.

Estos seguros, aunque no estén destinados para nosotros, pero si para nuestros beneficiarios nos permiten invertir, pues el dinero que recibimos al término del seguro tiene un componente de interés compuesto (esos que se van sumando en el tiempo).

En realidad sí son instrumentos que nos permiten invertir. Además, al ser instrumentos estrictamente regulados por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, suelen manejar estrategias de riesgo medio o bajo (similar a lo que sucede con las afores).

Recomendaciones generales

Sin importar la opción que se elija se debe de saber y entender el funcionamiento y cobertura del seguro que se contrata.

Y no debemos de olvidar leer todo los documentos, preguntar si existen dudas y prestarle particular atención a las letras pequeñas.

También es recomendable llevar un ahorro más tradicional en paralelo con el seguro, y ejercer el ahorro en nuestros gastos diarios.